Tratamientos

TRATAMIENTOS

En el acta de fundación de 1964, Lacan señala que el psicoanálisis no se reduce a una técnica terapéutica, la acción del analista no está orientada por una técnica, sino por una ética, y ¿cuál es esa ética en juego? La del deseo y el goce -articulación que constituye el síntoma-.

El acto del analista -cortar, puntuar, callar, subrayar, escandir e  interpretar – apunta a abrir las vías del deseo inconsciente y a modificar la economía del goce en juego. La condición ética de la posición analítica es el respeto por lo singular.

Se pide un análisis porque se sufre, algo no va como uno cree que debiera: falta de deseo generalizada, la dificultad para saber lo que uno quiere, las relaciones con el entorno y el sentimiento de pérdida de control sobre la vida, la sensación de que algo no va bien, la repetición de errores, el no ser capaz de superar una pérdida, entregados a un sufrimiento que se ha vuelto insoportable, son algunos de los motivos de consulta más frecuentes.

En lo corporal se manifiesta una sensación de angustia que atenaza el estómago, inhibiciones en el campo de la sexualidad, los trastornos de alimentación que invaden el pensamiento y hacen peligrar la vida…

Existen innumerables síntomas:

  • Ansiedad, insomnio
  • Miedos
  • Crisis de pareja
  • Dolor por la pérdida de seres queridos
  • Dificultades para establecer vínculos
  • Depresiones

Son muchas las personas y parejas que acuden por problemas en el ámbito de la sexualidad, por ejemplo:

  • Fallos en la función eréctil
  • Problemas de fecundidad
  • Anorgasmia
  • Deseo sexual inhibido
  • Eyaculación precoz
  • Otras inhibiciones de la función sexual.

Ofrezco unas condiciones de trabajo estables de encuentros en sesiones semanales durante un periodo de tiempo indeterminado, dependiendo de cada proceso y de cada persona.

“Las sesiones son una vez a la semana, durante un periodo que depende de cada persona y su proceso.”

 La primera entrevista