Terapia individual y en pareja


Asistas a la consulta de forma individual o en pareja, la terapia es un espacio donde encuentras un respiro que te permite conocerte mejor, reflexionar, escucharte, descubrir qué es lo que quieres, entender lo que necesitas y recuperar tus características singulares. En fin, la terapia te permite una exploración profunda de ti y puede ser un formidable recurso de vida para realizarte plenamente.

En la relación paciente–terapeuta hay una apertura total, en la cual nos permitimos hablar de temas que nadie más conoce, decir los pensamientos más íntimos, explorar ciertos caminos desconocidos y dolorosos de la psique, porque tenemos la confianza  de que todo lo que se diga y haga en este espacio estará encaminado al bienestar e, incluso, a un cierto estado de singularidad que no existe en nuestras otras relaciones. Precisamente por ello, el terapeuta sigue cuidadosamente ciertas normas éticas específicas para no dañar a los pacientes.

Durante la terapia se transita por diferentes lugares, algunos más o menos dolorosos, es un trabajo profundo sobre las exigencias, muchas veces excesivas, de cada uno y sobre las prohibiciones internas,  en un intento de suavizar su rigor y permitir una elaboración más amplia de los deseos.

El objetivo es la liberación interior, que puedas sentir que eres libre de expresarte en toda tu complejidad, frecuentemente mayor de lo que sospechabas, y disfrutar más plenamente de tus propias capacidades y deseos.

 

“La terapia te permite una exploración profunda de ti y puede ser un formidable recurso de vida para realizarte plenamente.”

 

 >>> La primera entrevista

 >>> Terapia sexual