FAQ´S


1. ¿Es cierto que el psicoanálisis o las terapias en general son sólo para gente que está “loca”?

Absolutamente no.

El psicoanálisis es para cualquier persona que esté pasando por un momento difícil, tenga un malestar abrumante, o bien, simplemente quieran entenderse mejor

La vida no es fácil, está llena de cambios y retos constantes. Hay periodos cuando las cargas son agotadoras y sentimos que no podemos seguir adelante. El psicoanálisis nos ayuda a entender nuestra vida y nuestra situación para aprender a sobrellevarlos sin que el día a día sea una molestia agobiante.

Buscar ayuda no es signo de “locura” o de debilidad.

2. Los psicoanalistas son charlatanes; quien sea que va a análisis, acaba por volverse “loco”

Un gran número de psicoanalistas son personas serias y comprometidas con sus pacientes; sin embargo, al igual que en cualquier otra profesión, por desgracia también hay personas deshonestas, sin estudios y preparación que establecen un consultorio y no se conducen éticamente con sus pacientes.

Los charlatanes no son el único problema: en España en general, el psicoanálisis no es bien visto, está estigmatizado y las personas desconfían de un proceso de análisis. “Uno no tiene problemas hasta que un psicoanalista lo convence de que no se la pasa bien”, “esas cosas raras hacen que uno piense negativamente y por eso se deprime”.

Un proceso terapéutico remueve las “profundidades” de la psique y, en muchas ocasiones, los pacientes llegan a temas dolorosos o difíciles. Esto puede dar la impresión de que el análisis “hizo que se deprimieran”, pero es importante recordar que ese malestar ya estaba ahí desde antes, sólo que nunca había salido a la luz.

3. Si voy a remover temas dolorosos que en este momento no me causan malestar, ¿para qué inicio un psicoanálisis o terapia?

El hecho de que no estemos conscientes de algo, no significa que no esté ahí o que no tenga efectos. Por ejemplo, nosotros no podemos ver nuestro hígado y casi nunca nos damos cuenta de que está ahí, pero eso no implica que no limpie nuestra sangre y nos ayude a estar sanos todos los días.

Los temas que se esconden en nuestro inconsciente pueden estar “dormidos” o –como diría Freud– reprimidos durante muchos años. Tarde o temprano, sin embargo, salen de nuevo a la luz y, al no saber cómo manejarlo ni entender de dónde vienen, nos asustamos y empezamos a tratar de “taparlos” de otra forma: comiendo o bebiendo de más, usando drogas peligrosas, durmiendo muchas horas (o muy pocas), estando muy irritable con nuestros seres queridos…

Un proceso terapéutico permite ir poco a poco descubriendo estos temas y enfrentarlos con más facilidad que si lo hiciéramos solos. Es como el monstruo debajo de la cama cuando éramos niños: mientras temíamos asomarnos a ver qué era, nos aterrorizaba; al tener el valor de enfrentarlo, nos encontrábamos con un zapato sucio y el miedo se iba.

4. Yo he escuchado que las teorías freudianas ya han sido superadas por los nuevos avances científicos.

El psicoanálisis es una ciencia social, no una ciencia natural. Mientras que en la química o en la física, los nuevos descubrimientos remplazan a los anteriores, en las ciencias sociales no sucede lo mismo. Por ejemplo, tenemos la forma de gobierno griega (democracia) creada hace más de 2.000 años, el derecho romano aún influye al derecho moderno, y qué decir del valor de las teorías de Maquiavelo o Rousseau.

Sin importar que fueran creadas hace más de 100 años, los estudios de Freud y de Lacan no han perdido su valor, ni han sido superados. La psique, lo que nos hace humanos, no depende del tiempo o de la cultura.

Ahora bien, algunos psiquiatras o teóricos modernos han tomado ciertos conceptos de Freud como base para crear sus propias teorías e incluso les han agregado conceptos científicos. En estos casos, no se trata de psicoanálisis sino de una disciplina diferente. La creación de nuevas teorías, sin embargo, no implica la desaparición o superación del psicoanálisis.

El método psicoterapéutico que elegimos depende de lo que queramos lograr. Si queremos adentrarnos a las “profundidades”, el camino es un análisis

5. ¿Es cierto que el psicoanálisis dice que estoy determinado por mis traumas infantiles y mi sexualidad?

No.

Las teorías de Freud han sido malinterpretadas muchas veces, y por eso existe la creencia de que solo hablan de sexualidad y traumas infantiles. En realidad, en un análisis se habla de la vida de cada persona, incluida su niñez o sexualidad, para descubrir el porqué de su malestar o para que uno se entienda mejor.

La niñez y la sexualidad forman parte de quienes somos, pero no es lo único. El psicoanálisis no se empeña en tratar de que todo quepa dentro de ese esquema, no empieza con determinaciones “pre-hechas”, por el contrario se enfoca en la individualidad de cada persona.


6. ¿Es cierto que el psicoanálisis se opone a las creencias religiosas?

No.

El psicoanálisis trabaja con la psique de cada persona, respetando su individualidad y sus creencias. Iniciar un análisis, no significa perder o renunciar a la fe.

7. Me preocupa que el psicoanálisis cambie mi forma de ser.

El analista no es un mago que tenga poderes para transformar a las personas. El cambio es resultado del proceso del paciente: viene de dentro y se logra con la ayuda del psicoanalista.

Ahora bien, es importante recalcar lo siguiente: el psicoanálisis freudiano y lacaniano se enfoca en que cada paciente se haga responsable de sí y se construya a sí mismo, sin tener que guiarse o medirse con parámetros externos. La labor del psicoanalista no es ofrecer consejos ni directrices a los pacientes, sino ayudarle a forjar su propio camino, reacomodando el material psíquico.

Un psicoanálisis no busca hacer personas “normales” así definidas desde afuera, sino busca que cada paciente encuentre sus propios caminos, sus propias razones, y, desde su individualidad, se relacione respetuosamente con la sociedad.

8. He estado en otras terapias y no han funcionado, ¿por qué el psicoanálisis es diferente?

La psicología y la psiquiatría tienen muchas ramas, cada una de ellas aborda y entiende de forma distinta a la psique.

Existen terapias enfocadas en resolver temas en concreto y/o rápido: dejar de fumar en un mes, mejorar la relación de pareja, superar la timidez en dos meses….Hay otras que utilizan medicamentos o la repetición de “fórmulas” para superar una dificultad: tomar un antidepresivo y repetir todos los días que soy una persona valiosa.

Aunque estas terapias funcionan, podríamos considerarlas como “parches”: de momento alivian el malestar y en unos meses tenemos lo que queríamos. ¿Cuál es el problema entonces? Al no lidiar con el problema de fondo, el problema vuelve a surgir eventualmente.

El psicoanálisis no se enfoca en resolver un problema determinado, éstos son sólo síntomas de algo más profundo. Para poder reacomodar nuestra vida, es necesario ir a la raíz, analizar nuestra psique, no en su superficie sino en su centro, llegar hasta el núcleo y desde ahí entendernos.

9. ¿Cuánto tiempo dura el tratamiento en psicoanálisis?

Es imposible saber de antemano. No hay un lapso predeterminado, sino que depende de cada paciente.

La duración depende de lo que se trabaje en análisis, y dado que éste siempre es diferente con cada paciente, lógicamente la duración también variará de paciente a paciente.

Sobre este punto es interesante recalcar que si los nudos psíquicos tardan años en formarse, será imposible resignificarlos en unas semanas. En otras áreas de la vida es posible aplicar el modo “rápido” e “inmediato” de nuestra época, pero no en lo referente a nuestra psique, sea mediante el psicoanálisis o mediante otro tratamiento.

10. Me preocupa volverme dependiente de mi analista y de mi análisis

El objetivo del análisis no es que el paciente siga por siempre en análisis, sino todo lo contrario. El propósito es que la persona se haga cargo de sí misma, que pueda salir adelante y aprender a analizar sin necesidad de un psicoanalista.

Puede llegar un punto en que el paciente necesite “recargarse” en su análisis, pero es una ilusión y es sólo temporal. Sentir de pronto dependencia del analista es parte del proceso de análisis, el propósito no es que siga la dependencia por siempre.

11. ¿Cuándo debería empezar un análisis?

Sólo el paciente lo sabe. Es una decisión personal, interior, no hay parámetros determinados de cuándo o cómo debe iniciarse un análisis. Cada persona inicia cuando quiere hacerlo.

12. Si estoy tomando medicamentos psiquiátricos, ¿tengo que dejar de tomarlos para empezar un psicoanálisis?

No.

Tomar medicamentos no se contrapone con el psicoanálisis, así como tampoco es un requisito. El psicoanálisis no trabaja con los procesos químico-orgánicos que ocurren en el cerebro, pero tampoco niega que existan. Psiquiatría y psicoanálisis, en realidad, son dos áreas diferentes, como podrían ser la antropología y la arqueología. Aunque las dos lidian con la mente, es desde un enfoque distinto.

Los antidepresivos, los ansiolíticos y otros medicamentos psiquiátricos pueden ser un apoyo importante para algunos pacientes, como un complemento paralelo al trabajo realizado en un análisis. Tomar, o dejar de tomar, estos medicamentos será a consideración del psiquiatra y del paciente.